ana botella Fernando Saiz.  16 de septiembre de 2013

Sé perfectamente lo que me espera. Cuando pinche en la casilla de publicar y distribuya el contenido de este blog, la familia empezará a hacerme el vacío, los amigos dejarán de invitarme a cenar, los conocidos ladearán la cara al cruzarse conmigo, los camareros me derramarán el café sobre la corbata, los compañeros no volverán a pedirme que les haga de negro en sus mensajes de sexting y mi gata me ignorará más de lo normal. Sí, un suicidio social en toda regla.

Pero es lo que tiene esto de los blogs, que no siempre uno escribe lo que le conviene. Y no puedo dejar pasar un minuto más sin decir que a mí el discurso de Ana Botella en Buenos Aires me pareció bien (los abucheos para el final, por favor). Puedo estar equivocado, pero he repasado el discurso completo unas cuantas veces,  lo he desmontado (lo he escuchado sin imágenes y lo he visto sin sonido, para captar mejor todos los detalles de la intervención) , y en definitiva lo he analizado del derecho y del revés. Después de todo lo cual sostengo humildemente que:

  • El mensaje central del discurso está muy bien armado. La idea de que los Juegos Olímpicos son una exaltación de la vida, y no solo del deporte, es brillante y conecta con el cosmopolitismo y la alegría de Madrid. Le falla el celebérrimo "relaxing", porque un café con leche, incluso in Plaza Mayor, es más bien "stimulating". 
  • El discurso no verbal de Ana Botella es aceptable. Aunque se nota que está un poco envarada, proyecta expresividad, maneja bien las manos y los movimientos de cabeza, y sus gestos tienen un punto pasional que encaja bien con el contenido de la intervención. Le sobran los arqueos de cejas, muy visibles quizás porque las lleva demasiado pobladas.
  • La entonación, a veces histriónica o cantarina, es quizás la parte más floja del discurso. Pero si uno consigue abstraerse del soniquete del rap que tanto éxito ha tenido en las redes sociales, se dará cuenta que solo desafina en dos o tres pasajes.
  • El inglés de la alcaldesa es mejorable y tiene, claro, un fuerte acento español, pero no es terrible. Se le entendió todo. No lo digo yo, lo dice un amigo británico que lo compara con el acento que tiene el ex futbolista Michael Robinson cuando habla en castellano.  Sorprende que un país ignaro en lenguas extranjeras como el nuestro proceda al linchamiento idiomático de la alcaldesa cuando se trataba de un discurso en el que la buena pronunciación en inglés no era un prerrequisito para hacerlo bien. Así lo demuestra el hecho de que muchos de los miembros del COI tenían los cascos de traducción puestos y ni se enteraron de si Botella hablaba inglés bien o mal, en el supuesto de que fueran capaces de distinguir una cosa de la otra.

De todo lo cual deduzco que la hipercrítica y a veces divertida campaña organizada en torno al discurso es, más que otra cosa, una válvula de escape de la frustración por la no concesión de los Juegos Olímpicos a Madrid. Nada que objetar. Pero quizás lo que en el futuro quede de poso de esta polémica sea una alcaldesa mucho más popular, y por tanto con más posibilidades de ser candidata en las elecciones municipales de 2015, que antes del fiasco de Buenos Aires. El tiempo lo dirá.

Post Scriptum. Que no, que a mí Ana Botella no me cae nada bien.

 

 

 

 

 

 

 

 

Comentarios (6)
6 Miércoles, 25 de Septiembre de 2013 06:07
José Luis
Estando en parcial desacuerdo con el contenido global del comentario sí me parece muy adecuado señalar que, en efecto, la señora Botella ha sido el chivo (o chiva) expiatorio del fracaso olímpico porque es cierto que, cuando ocurre algo así, siempre hay que buscar un culpable. Y por esto también, en contraposición, se exalta la figura del príncipe, solo porque habla un perfecto inglés, como si eso, el idioma, fuera el meollo de la candidatura y no solo un accidente puntual.
5 Martes, 17 de Septiembre de 2013 13:46
Mar
Es posible que después de la tormenta de críticas disparatadas de espontáneos lingüistas resabiados, lo que queda es un polémico discurso que, estoy contigo, tuvo su mérito y llegó hasta donde tenía que llegar y más allá (quizá demasiado).
Entre los múltiples reproches escuché a alguien que decía que no había sabido pronunciar el adjetivo 'confortable'. ¡Cómo se atreve! En fin, el asesor, que estaba encantado con el discurso de la Botella a lo Jim Carrey, consiguió que no se hablara de otra cosa en el país. Lástima que no lograran los juegos. Pero eso es otro tema... O no.
4 Martes, 17 de Septiembre de 2013 09:04
FSaiz
Bueno, al final no ha sido tan terrible. La gata, por lo menos, me sigue pidiendo que le eche de comer cuando llego a casa. Gracias a todos por los comentarios.
3 Lunes, 16 de Septiembre de 2013 14:34
Cristina
Sembrar polémica siempre está bien, para dar vidilla a los temas. Pero también es sana la crítica y el discurso no me pareció bien armado en absoluto. Estaba lleno de topicazos, AB resultaba histriónica y el profe de inglés le acentuó mal las frases...pero nos ha proporcionado tan buenos momentos, que yo estoy encantada de como salió
2 Lunes, 16 de Septiembre de 2013 13:07
Antonio Rodrigo
¡Por fin! Un análisis serio y profesional que se aleja de la chanza fácil y la descalificación gratuita. A mi tampoco me cae bien la alcaldesa, no la votaría ni aunque hablara inglés como la mismísima Reina de Inglaterra, pero me gustaría ver a más de uno en una situación similar.
1 Lunes, 16 de Septiembre de 2013 12:54
Javier
No seré yo quien te linche. Me apena que el 97% de los linchadores que se han reído de ella no tienen ni papa de inglés ni se les espera. Este país es así, al que lo intenta o destaca, le crujen. Para mi tiene mucho mérito el inglés de gente como Aznar, un señor mayor que aprende inglés de mayor, nunca cogerá el acento, pero el mérito es el esfuerzo y pese al marcado acento español, entiende lo que le dicen y le entienden a él, es decir, se comunica, que es lo importante. Pero este es un país de borregos. Yo nunca critico algo que yo no sé hacer, excepto en el deporte, y especialmente en el futbol, donde admito que "todos tenemos un seleccionador nacional dentro" incluso yo en un deporte que sigo pero sin ninguna pasión.